Food Security Outlook

Mayores cosechas e ingresos mejorarán situación alimentaria

October 2017 to May 2018

October 2017 - January 2018

February - May 2018

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Would likely be at least one phase worse without current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Would likely be at least one phase worse without current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3+: Crisis or higher
Would likely be at least one phase worse without
current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.
FEWS NET Remote Monitoring countries use a colored outline to represent the highest IPC classification in areas of concern.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

Presence countries:
1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Remote monitoring
countries:
1: Minimal
2: Stressed
3+: Crisis or higher
Would likely be at least one phase worse without
current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET Remote Monitoring countries use a colored outline to represent the highest IPC classification in areas of concern.

Key Messages

  • Debido al buen desempeño de la temporada lluviosa de este año, se estima que las cosechas de Primera se encuentran cerca del promedio, y arriba del mismo para la mayoría de los pequeños agricultores del corredor seco. Con la salida de las dos cosechas restantes (Postrera y del Norte) en los siguientes meses, se prevé que los precios de los granos básicos disminuyan estacionalmente. A esto se adiciona el incremento estacional en las opciones de empleo y el ingreso generado en estas, que se prevé dentro de los rangos normales. 

  • Estas cosechas, bajos precios de maíz, y el comienzo del periodo de alta demanda laboral mejorarán la situación de seguridad alimentaria para los hogares que han sufrido años consecutivos de baja producción propia. Sin embargo, debido al endeudamiento y otras estrategias de respuesta utilizadas durante los últimos años, la mayoría de estos hogares permanecerán en Estrés (Fase 2, CIF) hasta al menos mayo 2018.

  • Fuertes lluvias de finales a septiembre e inicios de octubre causaron daños a los cultivos de maíz en áreas focalizadas, principalmente en el norte del país. Aunque no se prevé un impacto significativo en la producción nacional ni en los precios en los mercados, muchos de los hogares afectados perdieron una fuente principal de alimentos y/o ingresos, por lo cual estarán en una situación de Estrés (Fase 2, CIF), al menos hasta la salida de sus próximas cosechas.

Panorama nacional

Situación actual

La temporada de lluvias ha tenido acumulados cercanos al promedio y con buena distribución en general, sin períodos secos prolongados. El comportamiento del clima de la temporada ha resultado en cosechas nacionales de granos básicos cercanas al promedio, pero resultados arriba del promedio dentro de la mayoría del corredor seco, luego de cuatro años consecutivos de bajos acumulados de lluvia y una distribución irregular. No obstante, se reportan fuertes acumulados de lluvia ocurridos desde el 20 de septiembre hasta mediados de octubre, de hasta 500 milímetros. La precipitación ocurrida durante ese período, especialmente en el norte del país y la bocacosta, superó el promedio para la época, sumándose a suelos ya saturados, lo cual dio lugar a inundaciones, deslizamientos de tierra, y desbordamiento de ríos y lahares. 

Según evaluaciones realizadas por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) durante la segunda quincena de octubre, existen daños y pérdidas focalizadas a varios cultivos en áreas del norte del país (Petén, Franja Transversal del Norte), el departamento de Chiquimula en la región oriental, y áreas hacia el sur del país. Los daños son principalmente en el maíz, pero también en cultivos de plátano, cardamomo, café, arroz, chile pimiento, manía, limón, hortalizas, ajonjolí, pepitoria, y frijol. De acuerdo con el sondeo realizado, estas corresponden en su mayoría a productores de infra-subsistencia y de subsistencia, por lo que la magnitud no afectará las perspectivas de un ciclo de Primera promedio a arriba del mismo en cosechas nacionales. Sin embargo, estas sí son significativas para los hogares afectados, que suman un poco más de 6,500. Por las áreas donde se encuentran, la mayoría de estos hogares podrán realizar una segunda siembra a mediados de noviembre, con lo que recuperarán parcialmente las pérdidas reportadas a inicios de octubre.

La salida de la cosecha de Primera también ha tenido un impacto positivo en la disponibilidad de maíz en los hogares productores, pues han logrado reestablecer sus reservas para al menos cuatro meses. Además, las cosechas de maíz y, en menor proporción, de frijol están empezando a fluir hacía los mercados del país, incrementando la oferta nacional. Este fenómeno ocasionó una leve baja en los precios de maíz entre agosto y septiembre. Según FAO, también existe una fuerte disminución en los precios al productor en todas las regiones monitoreadas respecto a septiembre 2016. Estos precios han estado muy por debajo del promedio de los últimos años desde hace varios meses, y septiembre continuó con esa tendencia, con reducciones de entre ~15 y ~30 por ciento. En el caso de frijol, los precios se han mantenido estables respecto a agosto, luego de varios meses de alzas significativas luego de las pérdidas agrícolas reportadas en 2016. Esto evidencia que la tendencia se invertirá, regresando a valores cercanos al promedio.

El ciclo de Postrera ya dio inicio en el centro y oriente del país, con lluvias ligeramente arriba del promedio, sin impactos de relevancia a la fecha. Los cultivos ubicados en los departamentos de Jutiapa y Jalapa muestran el mayor avance, debido a su temprano establecimiento. Durante este ciclo, el cultivo de mayor producción es el frijol. En el norte del país, por otro lado, se espera que el nuevo ciclo dé inicio a partir de mediados de noviembre.  

La temporada anual de alta demanda de mano de obra informal ya ha dado inicio, con la cosecha de café en las partes bajas de la bocacosta. Sin embargo, se espera que el comienzo de la zafra se atrase algunas semanas, debido a la anegación de los suelos. Con el incremento en las opciones de empleo, se ve una mejora gradual en el acceso a los alimentos, con mayor generación de ingresos. Dado el bueno desempeño de las lluvias durante la presente temporada, se prevé un incremento significativo en la disponibilidad de maíz y frijol en los mercados del país, y en los hogares productores. Después de la baja producción en la mayoría de las comunidades del corredor seco en 2016 (incluyendo el oriente, meseta central, y partes media bajas y áridas del occidente), los hogares pobres de estas áreas han dependido de la compra para su alimentación durante un período extendido. Debido a la alta oferta de mano de obra y las limitaciones en los jornales en el sector cafetalero, las opciones para generar ingresos han sido menores a lo normal. Actualmente, estos hogares enfrentan un período estacional cuando existen pocos jornales en el sector agrícola, mientras que los hogares más pobres no tienen reservas alimenticias en el hogar. Esta situación se concluyó con la salida de las cosechas de Primera en agosto/septiembre, y posteriormente la época de alta demanda de mano de obra en el sector agrícola.

Supuestos

  • Clima y condiciones de El Niño Oscilación del Sur (ENOS): Según el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI, por sus siglas en inglés), existe una elevada probabilidad para el desarrollo de condiciones La Niña de octubre/noviembre 2017 hasta el primer trimestre de 2018. Esto contribuirá a acumulados de lluvia promedio a arriba del mismo en lo que queda de la temporada. Para Guatemala, se prevé que esta concluya la última semana de octubre, excepto en el norte del país, donde las lluvias continúan hasta principios de 2018. No se descarta la posible influencia directa o indirecta de algún evento tropical, dado que su temporada concluye en noviembre.

·       Temporada de frentes fríos y heladas: Se prevé un inicio de la temporada fría a finales de octubre. Los pronósticos indican una temporada con características promedio y la probabilidad de 12-14 frentes fríos afectando al país, con temperaturas mínimas cercanas a los -7°C, especialmente en las áreas más altas de Quetzaltenango.

·       Producción en el ciclo de Postrera: Se prevé que los cultivos de granos básicos se desarrollen normalmente durante este ciclo, con excepción de algunas áreas productoras de frijol, donde el exceso de humedad podría reducir los rendimientos. Sin embargo, la producción nacional podría estar entre los rangos promedio.

·       Producción en el ciclo de granos básicos del norte (Petén, Franja Transversal del Norte, partes de Izabal): Los modelos meteorológicos muestran una precipitación promedio a arriba del mismo hasta marzo 2018 en las áreas de Petén y la Franja Transversal del Norte. La humedad en el suelo será, por lo tanto, promedio a arriba del mismo para el inicio del ciclo, dadas las recientes inundaciones, lo que podría retrasar levemente el establecimiento de los cultivos. Por lo tanto, se prevé un atraso de aproximadamente 15 días en la salida de una cosecha, que se espera se sea promedio a arriba del mismo.

·       Inicio de la temporada de Primera 2018: No existen indicaciones de elevadas probabilidades de anomalías en la cantidad y distribución de las lluvias durante el inicio de la temporada de Primera 2018 en abril/mayo. Por lo tanto, el escenario más probable se basa en un inicio normal del ciclo.

·       Suministro y precios de maíz y frijol negro: El suministro de maíz en el mercado nacional se mantendrá arriba del promedio, debido al continuo flujo de importaciones informales de maíz desde México, y a la entrada de la reciente cosecha de Primera y las posteriores Postrera (en noviembre/diciembre) y cosecha del Norte (marzo/abril), que se esperan promedio a arriba del mismo. Por lo tanto, se prevé que los precios se mantendrán por debajo del promedio, aunque seguirán una tendencia estacional general a la baja durante todo el período, con un leve incremento de marzo a mayo. En el caso del frijol negro, se prevé que el suministro al mercado se incremente respecto a lo observado en 2016, especialmente al salir la cosecha de Postrera a partir de noviembre. El ingreso de producto al mercado nacional permitirá que los precios se mantengan cercanos al promedio de los últimos cinco años, con un comportamiento estacional. También se prevé el ingreso de pequeñas cantidades de frijol proveniente de México, a través de flujos informales.

·       Fuentes de ingresos: La demanda de mano de obra informal se incrementará estacionalmente hasta marzo, aproximadamente, debido a los requerimientos de las cosechas de café, melón, caña de azúcar, tabaco, granos básicos, y otros cultivos que requieren grandes cantidades de jornales. Se prevé que esta demanda sea promedio, con excepción del sector cafetalero que no ha logrado una total recuperación de su producción a raíz de la infestación por el hongo de la roya. En el caso de la caña de azúcar, no se prevé una disminución en la demanda de mano de obra, respecto al año anterior, pero sí un atraso en la zafra.

·       Asistencia alimentaria: Actualmente no existe planificación de asistencia alimentaria por emergencia en cantidades significativas en ningún área del país.


Resultados de seguridad alimentaria más probables

En agosto/septiembre se dio la salida de las cosechas de Primera, lo que permitió la disminución actual en los precios en el mercado y el llenado de las reservas de alimentos a nivel de los hogares, incrementando la disponibilidad de alimentos. Esta se complementará con la salida de la cosecha de Postrera, en noviembre/diciembre y la cosecha del norte del país entre febrero y marzo. Las reservas permitirán a los hogares productores del país reducir su dependencia del mercado para su alimentación. En el caso de los hogares que no produjeron, la disminución estacional de los precios de los granos básicos también facilitará su alimentación, puesto que mejorará su capacidad adquisitiva. La excepción es el área del altiplano occidental, donde la única cosecha del año sale hasta noviembre/diciembre. A partir de octubre los ingresos de los hogares más pobres se incrementarán, lo que mejorará su poder adquisitivo y su acceso a los alimentos.

Los ingresos obtenidos durante la temporada de alta demanda de mano de obra, de octubre a marzo/abril aproximadamente, también permitirán un mayor poder adquisitivo de los hogares que se ocupen en el jornal. Estos se destinarán principalmente a la compra de productos de necesidad básica, como los alimentos, pero también al pago de deudas adquiridas en meses pasados, especialmente en el caso de los hogares que reportaron pérdidas en los años anteriores a raíz de la irregularidad y déficit de lluvia.

En general, los hogares pobres del país estarán presentando una inseguridad alimentaria Mínima (Fase 1, CIF), incluso al entrar en la temporada anual de escasez de alimentos en marzo/abril. La excepción son los hogares ubicados en el corredor seco, quienes aunque sí mostrarán una mejoría en su ingesta alimentaria, aún deben recuperar sus medios de vida, saldando deudas y adquiriendo sus bienes nuevamente. Por ahora no tendrán la capacidad de restaurarlos completamente durante el período de análisis, puesto que las opciones de ingresos se reducen durante la temporada de escasez de alimentos. Estos hogares se clasificarán en Estrés (Fase 2, CIF) durante todo el período de análisis, hasta mayo 2018.  

 

Para mas información sobre las áreas de mayor preocupación, por favor hacer clic en "descargar" arriba. 

About Scenario Development

To project food security outcomes, FEWS NET develops a set of assumptions about likely events, their effects, and the probable responses of various actors. FEWS NET analyzes these assumptions in the context of current conditions and local livelihoods to arrive at a most likely scenario for the coming eight months. Learn more here.

About FEWS NET

The Famine Early Warning Systems Network is a leading provider of early warning and analysis on food insecurity. Created by USAID in 1985 to help decision-makers plan for humanitarian crises, FEWS NET provides evidence-based analysis on some 34 countries. Implementing team members include NASA, NOAA, USDA, and USGS, along with Chemonics International Inc. and Kimetrica. Read more about our work.

USAID logoUSGS logoUSDA logo
NASA logoNOAA logoKimetrica logoChemonics logo