Seasonal Monitor

Continúa lluvia irregular en Centroamérica

October 6, 2016

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Would likely be at least one phase worse without current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

1: Minimal
2: Stressed
3+: Crisis or higher
Would likely be at least one phase worse without
current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET classification is IPC-compatible. IPC-compatible analysis follows key IPC protocols but does not necessarily reflect the consensus of national food security partners.
FEWS NET Remote Monitoring countries use a colored outline to represent the highest IPC classification in areas of concern.

IPC 2.0 Acute Food Insecurity Phase

Presence countries:
1: Minimal
2: Stressed
3: Crisis
4: Emergency
5: Famine
Remote monitoring
countries:
1: Minimal
2: Stressed
3+: Crisis or higher
Would likely be at least one phase worse without
current or programmed humanitarian assistance
FEWS NET Remote Monitoring countries use a colored outline to represent the highest IPC classification in areas of concern.

Key Messages

  • A pesar de las anomalías de lluvia registradas durante la temporada de Primera, se espera una cosecha cercana al promedio en Centroamérica. Pérdidas focalizadas se registran debido a la distribución desigual de lluvia, especialmente en las altitudes más bajas del corredor seco (Figura I).

  • Un inicio de la segunda temporada de lluvias por arriba del promedio favorece las actividades agrícolas para la siembra de Postrera. Sin embargo, las lluvias irregulares podrían persistir y afectar los cultivos, principalmente de frijol debido al exceso de humedad.

  • Existe incertidumbre sobre el establecimiento del fenómeno de La Niña. No obstante, los pronósticos de largo plazo sugieren lluvia y temperaturas por arriba del promedio en Centroamérica, lo cual puede favorecer el desarrollo de plagas y enfermedades en los cultivos.

Cosecha de Primera cercana al promedio

De acuerdo a la información satelital de CHIRPS, los acumulados de lluvia para el período comprendido entre el 1 de mayo y el 30 de septiembre se encontraban entre el 76 – 90 por ciento en relación al promedio histórico (1981 – 2010) en la mayoría de la región (Figura I). Sin embargo, áreas de la franja central, noroccidente y oriente de Guatemala, y zonas dispersas del oriente de Honduras y occidente de Nicaragua registran porcentajes de entre 21 – 75 por ciento, por lo que en dichas zonas podrían registrarse pérdidas focalizadas, principalmente en agricultores de subsistencia.

En informes de los Ministerios de Agricultura y reportes de campo se indica que se espera una cosecha de la temporada de Primera cercana al promedio. Este resultado se espera por la adecuada distribución temporal de la lluvia para el desarrollo de maíz y frijol, a pesar de no llegar a los porcentajes normales de lluvia acumulada.

En Nicaragua la cosecha de frijol se espera sea de un 95 por ciento del total de área sembrada debido a algunas pérdidas ocasionadas por los fuertes acumulados de lluvia registrados a finales de agosto y principios de septiembre, los cuales humedecieron los granos al momento de la cosecha, afectando la calidad del grano.

Por su parte, en El Salvador los cultivos no muestran daños. Los agricultores esperan una cosecha normal, pero con un atraso de 2-3 semanas en la zona oriente, que es el tiempo que el gobierno retrasó la entrega de semillas por recomendación del Servicio Meteorológico Nacional, ya que las condiciones del evento de El Niño persistían en las fechas de siembra.

Honduras tiene afectación principalmente en cultivos de subsistencia focalizada en los departamentos de Choluteca, Valle y El Paraíso debido al atraso en el inicio de la época lluviosa y la distribución irregular de las mismas en la zona.

En Guatemala, zonas del oriente del país registran pérdidas focalizadas principalmente en áreas por debajo a los 750 metros sobre el nivel del mar, debido a que las lluvias fueron deficitarias hasta mediados de septiembre. También existen reportes de pérdidas focalizadas en algunas áreas de los departamentos de Huehuetenango y Quiché, ubicados en el altiplano occidental del país, debido al inicio tardío e irregular de la temporada, y la persistencia de lluvias erráticas durante el resto del período.

Lluvias favorecen actividades de siembra de Postrera/Segunda

Un buen inicio de la segunda parte de la época lluviosa favorece las actividades de siembra en la mayor parte de Centroamérica. La Figura 2 muestra en tonos amarillo valores de entre el 51 – 75 por ciento. Sin embargo, los valores se encuentran cercanos al valor superior, permitiendo suficiente humedad en los suelos para las actividades de siembra de Postrera.

Valores que no superan el 50 por ciento de la lluvia del mes se observan en los departamentos de Olancho, Francisco Morazán y El Paraíso en Honduras, así como Jinotega y Nueva Segovia en Nicaragua. En estas áreas, si no se presentan lluvias en las siguientes semanas, podrían verse afectadas las fechas de siembra para la temporada de Postrera/Segunda.

Pronóstico

La irregularidad en la distribución de las lluvias continuará durante el resto de 2016. Existe incertidumbre sobre el desarrollo de las condiciones de temperatura superficial del mar (TSM) en la región de El Niño 3.4, la cual es importante para la temporada de lluvias en Centroamérica. En los últimos dos meses, las condiciones han estado cambiando constantemente entre condiciones neutras o favoreciendo el desarrollo del evento de La Niña.

El último reporte de pronóstico del IRI muestra condiciones de La Niña desde el trimestre septiembre – noviembre 2016, hasta el trimestre diciembre 2016 – febrero 2017 (Figura 3). A pesar de que estas condiciones han persistido en los últimos meses, la reacción de la atmósfera ha sido lenta, por lo que no se ha observado un aumento en las precipitaciones, algo normal cuando las condiciones del fenómeno de La Niña prevalecen.

Para el próximo mes se espera un incremento en la temporalidad y cantidad de las lluvias en relación a lo observado en los últimos meses, independientemente de si el fenómeno de La Niña se establece o no. Estas condiciones, juntamente con pronósticos de altas temperaturas, pueden favorecer el desarrollo de plagas y enfermedades, de no contarse con un control adecuado por parte de los agricultores. Estas podrían reducir los rendimientos de la temporada de Postrera/Segunda en la región. La temporada de huracanes continua activa, por lo cual se debe mantener un monitoreo constante de la evolución de la misma. Los pronósticos del Centro de Huracanes de NOAA indican una temporada normal. 

About this Report

The seasonal monitor, produced by the FEWS NET USGS regional scientist and FEWS NET Regional Technical Manager, updates rainfall totals, the impact on production, and the short-term forecast. It is produced every 20 days during the production season. Find more remote sensing information here.

 

About FEWS NET

The Famine Early Warning Systems Network is a leading provider of early warning and analysis on food insecurity. Created by USAID in 1985 to help decision-makers plan for humanitarian crises, FEWS NET provides evidence-based analysis on some 34 countries. Implementing team members include NASA, NOAA, USDA, and USGS, along with Chemonics International Inc. and Kimetrica. Read more about our work.